¿QUÉ SON LAS WALLETS?

Las wallets o monederos de criptomonedas, son la herramienta que nos permiten administrar nuestras criptomonedas. Pueden ser tanto piezas físicas (hardware) como dispositivos en la nube (software) con las que podremos realizar operaciones tanto de envío como de recepción de información a través de una blockchain.


Las billeteras son un factor muy importante e imprescindible en el sector de las criptomonedas, ya que sin ellas no podríamos gestionar nuestros activos. Es por eso, que las wallets están basadas por la criptografía para asegurar la seguridad total de los usuarios. Por esa razón, las billeteras se pueden usar para enviar, recibir y guardar criptomonedas sin ningún riesgo.


Podríamos decir que una wallet es semejante a una cuentas bancarias, con la gran diferencia de que el usuario es el único que puede acceder a ella y realizar transacciones. Para poder realizar esto los usuarios deberán obtener sus 12/24 claves públicas y una clave privada.



Pero ¿Qué son las claves públicas y privadas?


Clave privada: Es una contraseña convencional que no podemos mostrar a nadie, ya que con esta llave damos la facilidad a otro usuario a poder extraer nuestros fondos. La persona con la clave privada será el propietario de los activos que contenga la wallet.


Claves pública: Suelen ser entre 12/24 palabras y se crea a partir de la clave privada. Podríamos decir que estas claves son similares a un número de cuenta bancaria. Podríamos mostrarlas a cualquier persona sin el riesgo de que pueda extraer nuestros fondos. A través de la clave pública se generan direcciones para recibir, consultar y ver el estado de nuestros fondos en la blockchain.


En el proceso de creación de una wallet es necesario escoger previamente la correcta, debido a que existen varios tipos de billeteras, pero en este artículo os explicaremos las dos más utilizadas actualmente.


Las cold wallets o billeteras frías tipo hardware (físicas) son las que proporcionan mayor seguridad a la hora de guardar nuestros fondos. Estas wallets operan fuera de línea (offline) por lo tanto el riesgo al ser pirateadas es prácticamente imposible. Un ejemplo de este tipo de wallets serían las Ledger o Trezor, que son las más conocidas.


Por el contrario existen las hot wallets o billeteras calientes que por lo normal son las menos seguras, ya que operan directamente en un sitio web (online). En la mayoría de casos este tipo de wallets ofrecen al usuario utilizar una clave privada, pero en el caso de las claves públicas suelen estar custodiadas por terceros. Esto implica que el sitio web o sus servidores puedas ser fácilmente hackeados.


También existen otro tipo de wallets como wallets SPV, full wallets o las light wallets. ¿Y tú qué tipo de wallet utilizarías?


133 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SÍGUE NUESTRAS REDES: 

Suscríbete para recibir noticias, promociones  y mucho más.

Aceptamos todos los medios de pago incluyendo tarjetas y criptomonedas

Copyright © 2021. Todos los derechos reservados